Escribe acá para buscar

Con Maradona desde el cielo y Lionel Messi levantando el trofeo, Argentina vuelve a ser campeón de la Copa América luego de una extraordinaria final, tras 28 años sin poder ganar un título de selecciones mayores.

Esto tras vencer en la noche del pasado 10 de julio a la selección de Brasil por marcador de 1-0 en el estadio de Maracaná de Río de Janeiro. La albiceleste logró llevarse un campeonato que se le negaba desde 1993 cuando lo conquistaron en Ecuador y luego de terminar perdiendo la final en tres de las últimas cinco ediciones de este torneo continental.

Un partido que nadie quería perder

El partido inició con unos primeros 15 minutos de estudio, donde ninguno de los dos equipos quería arriesgar demasiado. Con más garra que futbol y muchísimas faltas, ambos luchaban sobre el terreno por imponer su juego sobre el otro.

Con una selección brasileña que intentó, de forma fallida, concretar ideas y generar oportunidades claras de ataque, cayendo de esta forma ante lo que buscaba la Argentina de Lionel Scaloni, que pese a no generar muchas ocasiones ofensivamente hablando, se sentía muy cómodo encima del campo de juego con un claro dominio en la mitad de la cancha.

El partido tuvo mas de 40 faltas, 20 de ellas en el primer tiempo.- Cortesía

Un gol merecido

El gol de partido llegaría al minuto 22 cuando tras un pase flotado de su compañero Rodrigo de Paul y un fallo del lateral izquierdo de la selección brasileña Renan Lodi, Ángel Di María colocaría la esférica por encima del arquero, dándole ventaja de a Argentina en su primer tiro al arco de lo que iba de partido.

“Messi me decía gracias a mí, yo le decía gracias a él. Me dijo que era mi final, que era la revancha por las finales que no pude jugar”

Ángel Di María

Y así llegaría el primer gol de la selección Argentina en una final mayor desde el año 2005. Gracias a una excelsa definición del jugador que en su momento no pudo jugar la final de la Copa Mundial de Futbol del año 2014 en el mismo estadio, por una lesión y una carta de su club en aquel momento que le prohibía saltar a las canchas en el estado físico que se encontraba, como declaró el mismo “fideo” a The Players Tribune.

Una selección Argentina de primeros tiempos

Así la albiceleste de Scaloni rompió el partido con un 4-4-2 que dominaba el mediocampo y controlaba a los volantes brasileños quienes se terminaban concentrando más en el marcaje que en poder crear juego.

Llegando al mediotiempo con el triunfo parcial de uno por cero, cumpliendo la ocasión número 13 de forma consecutiva donde el seleccionado argentino logra anotar en la primera mitad del encuentro.

Basando su juego en contrarrestar algunas de las principales armas de Brasil, como lo eran Lucas Paquetá y Fred, mediocampistas que en el primer tiempo sufrieron ante las labores ofensivas del equipo argentino y no pudieron generar juego como venían haciéndolo en la Copa América.

Neymar se convirtió en la principal arma ofensiva de Brasil.- Twitter @CopaAmérica

Brasil no caería sin luchar

En el segundo tiempo la historia poco a poco comenzó a cambiar para la selección brasileña, que tomó una cara más ofensiva con la entrada de Roberto Firmino para la segunda mitad de partido.

Brasil logró presionar a la selección argentina con una amplia posesión del balón y constantes llegadas muy peligrosas, entre ellas varias paradas del portero Emiliano Martínez quien apareció siempre que la albiceleste lo necesitó.

Los nervios se adueñaban del juego, ambos lo daban todo por ganarlo; ninguno quería perder este partido, Brasil insistía con toda la carne en el asador y Argentina más que atacar se defendía con toda su alma y corazón en busca de rematar el partido en un contraataque ante la noche de Maracaná, que terminaría con la selección visitante como campeona.

Lionel Messi, campeón

De esta forma, en el estadio Maracaná, donde en el año 2014 vivieron quizás la derrota más triste de su historia, la selección de Argentina logra quitarle la Copa América a Brasil en su casa por primera vez en la historia de la competición.

En lo que sin dudas es su mayor triunfo futbolístico desde el Mundial de Futbol de 1986, cuando eran liderados por el genio del futbol mundial, Diego Armando Maradona. Esta vez dirigidos futbolísticamente por otro de los mejores jugadores de la historia, Lionel Messi, quien fue elegido Máximo Goleador, Líder de Asistencias y Mejor Jugador del torneo.

También puedes leer: Eurocopa: Inglaterra e Italia protagonizarán un clásico en la final

Etiquetas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *